No puedes controlar el océano, pero puede domar sus olas.

MANIFESTO

Gabriel Medina

Erase una vez un chico de personalidad indomable de la playa de Maresias.


Él traía tanta energía que creía tener una tempestad en su pecho.


Un día el chico descubrió el surf. Y comprendió
aquella fuerza de la naturaleza que habitaba su cuerpo
y su mente.


La tempestad dentro de nosotros es la oportunidad de domar lo indomable.


El mar es el más grande de los indomables.
Quien nació y vive en la playa lo sabe


Domar las olas es desafiarse,
superarse y comprender la propia
capacidad de crear tempestades.


Para ello, el surf es el camino perfecto.
El mar es una ruta en movimiento.


Con talento, fuerza y ​​determinación no puedes controlar el océano, pero puedes domar sus olas.


Como Gabriel Medina que, con disciplina, pasión
y el apoyo fundamental de la familia, se convirtió en
el primer brasileño campeón mundial de surf.


El Instituto Gabriel Medina nace con toda
esa fuerza y ​​energía para inspirar a
los nuevos surfistas.


El chico de la Playa de Maresias encontró su manera de
compartir los buenos vientos que esa iniciativa trae
en la cresta de sus proyectos.


Gabriel es un chico que todavía tiene mucho que conquistar.


A través del Instituto dejará un legado de amor
al deporte y retribuirá al surf y a los surfistas
los años indomables vividos en la tempestad perfecta.